El mundo se desmoronaba poco a poco al comprobar día tras día que mi maravilloso hijo se escurría de entre mis manos, se escapaba sigilosamente abandonando todo lo que había aprendido hasta ese momento. Había sido atrapado por un inesperado alud de tinieblas llamado autismo.

Y se hizo la luz

Bienvenidos a este blog. Espacio dedicado a la discapacidad en general, pero mas concretamente a los trastornos del espectro autista (TEA ). En él, trato de reflejar mi experiencia como profesional de la educación y madre de una persona con autismo.



6/6/10

EL ROJO

En esta entrada continúo con la enseñanza de conceptos, tal como lo programamos en el Grupo de Trabajo del que ya hablé en una entrada anterior. En esta ocasión se trata del color rojo, y todo está pensado para un niño en concreto, mi hijo, cuando tenía 6 o 7 años. Espero que os sirva y podáis aplicar algunas de estas estrategias con vuestros niños/as.
1. APRENDIZAJE INCIDENTAL
CONCEPTO: "ROJO"

MATERIALES: Llavero con llaves de colores, juegos, gomets, papel de colores, ceras, lápices de colores, canicas de colores, témperas, aros.

LUGAR: Aula, patio, pasillo...

SITUACIÓN A
El alumno y el profesor se dirigen hacia el aula. Al llegar, la puerta está cerrada. El profesor le dice al niño que entre para que el niño tenga que pedir que "quiere la llave" (se le moldea). Acto seguido se le da el llavero con varias llaves de colores y se le invita a que abra el mismo con la llave. Anteriormente habremos previsto que sea la llave de color rojo la única que abra la puerta.
COMENTARIO:

- ¿Quieres abrir la puerta?
- ¿Si?. Toma la llave.

Cuando el niño no pueda porque ha cogido otra llave de otro color, le diremos:

- ¿Qué pasa?. ¿No se puede abrir?.

Le ayudamos. - ¡No se abre!. ¡Esta llave no es!. ¡Coge otra llave!
Procuraremos que no coja la de color rojo.
Repetiremos lo anterior:

- ¿Que pasa?. ¿No se abre?....
- ¡Coge la llave de color rojo! (le moldearemos el signo rojo).
- ¡Esta sí abre!

Si no puede le ayudaremos. Cuando no lo consiga diremos ¡Bien! ¡Mira, la llave roja sí abre la puerta! ¿a que sí?

Esto lo repetiremos varios días.
Cuando lo haya aprendido y sepa que es la llave roja la que abre, la sacaremos del llavero y se lo daremos sin esa llave, para que tenga que decirnos o pedirnos la llave roja.

SITUACIÓN B
En el aula se le invita a que coja algún juego. Previamente habremos puesto una pegatina de color a cada juego (en el canto). El color rojo se lo habremos puesto al juego que suponemos que va a pedir porque le gusta más o le es más fácil. Además se lo pondremos más abajo más cerca.

COMENTARIO
- ¡Coge un juego!
- ¿Cual quieres?

Si nos señala el juego de color rojo, continuaremos diciendo:

¡Tú quieres este de color... rojo! (mientras se lo moldeamos)
¿ a que sí? ¡el rojo! y se lo damos.

Si nos señalara un juego de otro color, le preguntamos ¿No quieres este rojo? ¿No? ¡Juan Luis no quiere el rojo! (se le moldea)

Cuando creamos que puede conocer el color rojo en esta situación, se le dice: ¡ Coge el juego rojo ! para comprobar si lo sabe.

SITUACIÓN C
En el aula se le ofrece una ficha para colorear. Preferentemente que sea un solo objeto y bastante grande. El profesor habrá empezado a rellenar de color rojo dicho dibujo. Se le dice que lo coloree, habiendo previamente quitado de su estuche y/o caja de ceras el color rojo. Pretendemos que nos comunique que no tiene rojo, o que nos lo pida o a algún niño. No permitiremos que se lo coja a otro niño sin más.

COMENTARIO
- ¿Qué pasa? ¡Colorea!
- ¿Que quieres?
- ¡Coge el lápiz!

Con estas u otras indicaciones le iremos ayudando para que nos diga que quiere el color rojo. Cuando lo haga se lo daremos. En otra ocasión se lo habremos dado a un niño y le diremos que se lo pida.


2. APRENDIZAJE VIVENCIAL
SITUACIÓN D
En el aula ponemos un aro de color rojo en el suelo. Ponemos música y mientras está sonando el niño corre o baila; se para la música y decimos "rojo", entonces el niño tiene que meterse dentro del aro. Cuando lo haga se le dice ¡Bien! y se le deja que juegue un momento con él.

Se vuelve a repetir la actividad. Cuando haya comprendido en que consiste el juego se le complica poniendo dos aros, uno rojo y otro de distinto color. El juego continúa de la misma manera anterior. Si se equivoca se le dice:

- ¡No, a éste no! ¡Vete al rojo! (se le moldea el signo rojo).

SITUACIÓN E
En el aula poner varios recipientes transparentes con agua y proponerle que eche témpera de color rojo en uno de ellos. Cuando lo haga, que lo mueva y se comenta: ¡Huy! ¿Qué pasa? ¡Es rojo! ¡El agua es roja! ¿Lo hacemos otra vez? ¿Si? ¡Venga! ¿Que quieres? ¡Juan Luis quiere el color rojo! (se le moldea) y se le permite que repita el experimento.

5 comentarios:

Marina dijo...

Es excelente la idea, Juani! Creo que hasta con alguna que otra modificación, la podría usar con Constantino. Voy a probar, después te cuento :)

María mamá de Javi dijo...

Muchas gracias Juani, Javi conoce muy bien los colores, a veces me asombra cuantos conoce, pero en cambio tiene muchas dificultades de comprensión con otros conceptos, y podre usar esta tecnica, mil gracias!!!
Muchos besos

Lauri y Agustin dijo...

Agus esta aprendiendo los colores, asi que me llevo a casa las ideas! Muchas gracias por compartirlas!!!

anabel dijo...

Una entrada muy buena, corazón, que va a ser de gran utilidad para muchas familias.
Erik no tuvo problemas para diferenciar los colores, de hecho los aprendió muy pronto. Eso sí, de peque tenía fijación por el "rojo", y nada de marinos o de negros. Hoy en día estos dos últimos siguen sin gustarle.

besotes :)

Juani dijo...

Marina, es cuestión de adaptarlo a los intereses del niño y aplicarlo a los conceptos que queramos enseñarles. Me alegro que te pueda servir de ayuda. Besos.

María, te digo lo mismo; elige el concepto que quieras enseñarle y aplicas el esquema de trabajo, partiendo siempre de sus intereses. Además de enseñarle conceptos nuevos, no pierdas de vista nunca que siempre es prioritario enseñarle comunicación, por eso lo de moldearle los signos, para que pueda utilizarlo como peticiones o, si llega el caso (ojalá), declarativos. Un besazo.

Lauri, entonces hemos llegado en el momento justo; me alegro que te sea útil. Besos.

Anabel, gracias por pasarte por aquí. Erik es de los míos, no le gusta el negro, claro el rojo es mas alegre y expresa mas cosas. Espero que, como tú dices, algunas personas les aporte ideas para trabajar con los niños. En definitiva de eso se trata. Es un trabajo que está ahí y lo presento porque a nosotros nos ayudó mucho. Un beso.