El mundo se desmoronaba poco a poco al comprobar día tras día que mi maravilloso hijo se escurría de entre mis manos, se escapaba sigilosamente abandonando todo lo que había aprendido hasta ese momento. Había sido atrapado por un inesperado alud de tinieblas llamado autismo.

Y se hizo la luz

Bienvenidos a este blog. Espacio dedicado a la discapacidad en general, pero mas concretamente a los trastornos del espectro autista (TEA ). En él, trato de reflejar mi experiencia como profesional de la educación y madre de una persona con autismo.



22/7/10

IDENTIFICAN EL AUTISMO EN LOS BALBUCEOS DE LOS BEBÉS

Esta noticia que aparece publicada en diversos medios y que yo he extraido de elmundo.es, me ha dejado un poco incrédula. Todavía hoy en día el diagnóstico de un niño con autismo es algo que encierra un grado de riesgo y compromiso por lo que los profesionales no se aventuran a emitir un diagnóstico certero hasta que no están muy seguros, por eso me parece aún mas dicícil si son bebés. No obstante la tecnología es imparable y nos puede dar muchas y gratas sorpresas.

Esta dolencia se muestra en las sílabas prelingüísticas que emiten los niños
Una máquina descubre en los sonidos si el desarrollo está siendo típico o no
Un nuevo sistema que graba los balbuceos de los bebés y analiza su evolución es capaz de diferenciar, en un alto porcentaje de los casos, si el niño padece autismo o un desarrollo tardío del habla.

El método se ha probado con 282 niños en EEUU, los cuales llevaron en ropas especiales el dispositivo que grababa sus vocalizaciones durante todo el día. Los investigadores, que han publicado sus resultados en 'Proceedings of the National Academy of Sciences', emplearon un total de 1.486 días o, lo que es lo mismo, más de tres millones de sonidos grabados.

Para su estudio, emplearon un algoritmo (es decir, un 'software') que analizaba automáticamente 12 parámetros relacionados con la evolución del lenguaje, como puede ser la capacidad de los niños para pronunciar sílabas.

El método, según aseguran sus autores, muestra que es posible monitorizar el desarrollo de los patrones de vocalización y, además, diferenciar aquellos que siguen una evolución típica de los que padecen trastornos como el autismo o el retraso en el habla.

El sistema, denominado LENA (acrónimo en inglés Análisis de Lenguaje Ambiental), distinguió a los niños con autismo con un 86% de precisión, por lo que los investigadores, encabezados por el doctor Kimbrough Oller, de la Universidad de Memphis, señalan que el análisis de los balbuceos de los bebés podría incorporarse a los síntomas que se usan para diagnosticar esta enfermedad.

"Algunos estudios habían sugerido previamente que los niños con autismo presentan unas características de vocalización marcadamente distintas, pero, hasta ahora, no hemos podido usar este conocimiento en aplicaciones clínicas debido a la falta de una tecnología de medición", indica Steven Warren, de la Universidad de Kansas, que también ha participado en el estudio.

El autismo puede diagnosticarse en la actualidad a partir de los 18 meses de edad, aunque lo más normal es que no se identifique este trastorno hasta mucho después. En Estados Unidos, se descubre como media a los 5,7 años de edad.

La nueva tecnología, según esperan sus creadores, podría ayudar a los pediatras a identificar antes esta clase de enfermedades y ofrecer a los niños "tratamientos más tempranos y más efectivos", en palabras de Warren.

3 comentarios:

Marina dijo...

No está mal para un acercamiento o para hacer más estudios, pero me parece muy raro. Constantino algo balbuceó, aunq no sé cómo. Salvador, no balbuceó nada de nada, y al año se largó a decir una palabra atrás de otra, quién sabe?
En fin, creo en la ciencia, soy científica jeje, pero x eso también sé que hay que poder repetir muchas veces las cosas para realmente saber cómo funcionan.
Beos!

Graciela dijo...

Hola Juani :)
Como dice Mari, también creo en la ciencia.

Y los niños que no balbucean?
Todo estudio es bienvenido! siempre pienso en los que no tienen el dinero para acceder a ellos.

Besos!

Juani dijo...

Marina y Graciela, estoy de acuerdo con vosotros, debemos tener fe en la ciencia, aunque haya estudios que en un principio nos resulten raros, pero el futuro está en manos de la ciencia. Saludos.